Una alimentación saludable una economía enfermiza.

Una alimentación saludable una economía enfermiza.


En estas épocas de incertidumbre financiera, a todos nos preocupa cuánto gastamos en comida, y puede parecer casi imposible llevar una dieta saludable con un presupuesto limitado. No hay duda de que muchos de los alimentos más baratos, como los que tienen altos contenidos de féculas, azúcares y grasas, también son los que nos proporcionan un menor nivel de nutrición que los más costosos, como las frutas, los vegetales y las fuentes de proteínas saludables. Sin embargo, comer bien y ahorrar dinero pueden ir de la mano.

Aquí le ofrecemos algunos consejos de los expertos en nutrición de Herbalife que le podrán ayudar:

• Consuma alimentos vegetarianos una vez a la semana. La combinación de cereales, como arroz o maíz, con frijoles, arvejas o lentejas, constituyen una forma económica de incluir proteínas de buena calidad en su dieta. Utilice condimentos para dar más sabor a platos como lentejas al curry con arroz integral o sopa de frijoles negros con especies acompañada de pan de maíz o tortillas de maíz. Finalice el menú con una ensalada o alguna fruta de estación, y habrá compuesto una comida nutritiva gastando apenas unos centavos por persona.

• Evite el autoservicio. Un batido con proteínas para reemplazo de alimento como el Batido Nutritivo Fórmula 1 de Herbalife®, mezclado en la licuadora con leche (o leche de soya) y fruta fresca o congelada, puede suministrar una nutrición más saludable a un costo menor que las opciones de comidas rápidas, sin dejar de brindarle comodidad y valor nutritivo.

• Congele los productos de estación. Las frutas y los vegetales congelados tienen igual valor nutricional que los frescos, y de hecho, en algunos casos al congelarlos puede preservar más nutrientes porque los alimentos se procesan rápidamente después de la cosecha. Vaya al mercado de frutas y verduras, compre los productos de estación y congélelos. Además, los platos con guarniciones precocinados y los vegetales con salsas congelados son más costosos. Le resultará más económico y encontrará una mejor opción el comprar los vegetales crudos y condimentarlos usted mismo.

• Las comidas congeladas son prácticas pero pueden resultar costosas. Además, esas comidas no le proporcionan una sensación de saciedad a menos que le añada una ensalada, vegetales o fruta, y eso equivale a un costo total de la comida. En cambio, le conviene cocinar un solo plato en cantidades grandes, como por ejemplo, sopas, guisos o pastas, y congelar porciones individuales para el almuerzo durante el trabajo.

No deje que una billetera más flaca le lleve a aumentar el contorno de su cintura. Con un poco de planificación, usted puede controlar su presupuesto y, aún así, comer bien.

Susan Bowerman es consultora de Herbalife.